Cuaderno Particional – ¿Qué es, en una herencia?

CUADERNO PARTICIONAL:

¿Qué es?

El cuaderno particional es el documento que recoge el conjunto de operaciones, necesarias para proceder al reparto de la herencia entre los herederos, estableciéndose la legitima como el criterio fundamental para realizar dichas operaciones, a tenor del artículo 1056 del CC. Estas operaciones son:

  1. Inventario: Consiste en la descripción de los bienes y las obligaciones del fallecido. En cualquier caso, habrá que estar a lo que disponga el testamento si lo hubiera. Si no hubiera testamento y desconocemos los bienes o parte de ellos, habrá que acudir a distintos organismos públicos para averiguarlos y relacionarlos con el propietario recientemente fallecido, mediante certificados y la documentación pertinente en su caso, a fin de acreditar tu titularidad.
  2. Avalúo: Consiste en la valoración de los bienes, es decir, en la traducción de los bienes del causante en el valor real del mercado, estableciéndose el valor real del mercado en el momento en el que se realice la partición de acuerdo a la doctrina mayoritaria. Esta fase es delicada y realmente importante, y donde la función de los profesionales es trascendental ya que su estudio y una buena adaptación a los intereses y objetivos de los herederos, logrará un ahorro fiscal inmediato y a futuro.
  3. Liquidación: En esta fase se tendrá que proceder a la liquidación de la Sociedad conyugal, si la hubiera, cuando se trate de un régimen de gananciales, en tal caso habrá que dividir los bienes en común con el cónyuge vivo (50%). Una vez calculado el valor real de todos los bienes y derechos que forman el patrimonio del causante, se deducen aquí una serie de gastos que minoran el valor de la masa hereditaria. Y, por último, se deben traer a colación las atribuciones patrimoniales hechas a los herederos forzosos en vida, para comprobar que no resultan inoficiosas, y que, de ser así, tendrán que recibir menos en el momento de repartir la herencia.
  4. División: Es la fijación de la cuota de los herederos, esto es, la porción de bienes que corresponde a cada heredero, siendo equitativa en todo momento a tenor del artículo 1061 del CC, salvo que el causante hubiera atribuido un valor superior de bienes mediante el testamento, en concepto de mejora o del tercio de libre disposición y siempre que no perjudique las legítimas del resto de herederos.
  5. Adjudicación: Es el reparto de los bienes correspondientes a cada uno de los herederos. Previamente, es condición indispensable que todos los herederos estén de acuerdo y firmen el cuaderno particional.

Si no existiera acuerdo entre los herederos o nos encontráramos en el supuesto de que alguno está desaparecido, todos los trámites se detienen y se harán en un único trámite mediante la vía judicial (inventario, tasación de los bienes y reparto entre los herederos).

¿Cómo sería la forma correcta del cuaderno particional?

Se podrá hacer de dos formas:

  1. Mediante documento privado, en caso de que solo existan bienes muebles o existiendo bienes inmuebles no tengan los herederos intención de vender por lo que no se exige inscribirlos en el Registro de la propiedad; o que exista un único heredero, en cuyo caso tampoco es necesario. No obstante, aunque no sea necesario, siempre es preferible elevar dicho documento a público y posteriormente inscribirlo en el Registro, para así dar fe pública y evitar posibles problemas futuros.
  2. Mediante documento público, en caso de que existan bienes inmuebles y queramos inscribirlos en el registro de la propiedad, para posteriormente proceder a su venta.

¿Es importante hacer el cuaderno particional?

La redacción del cuaderno particional es fundamental, ya que plasma la porción que va a corresponder a cada heredero y no olvidemos que, una vez tenemos la aceptación de la herencia por todos ellos, en documento público o privado, es entonces cuando proceden al pago del impuesto de sucesiones (y plusvalía cuando corresponda), en relación a la porción individual que les corresponda y posteriormente la inscripción de los bienes en el Registro de la Propiedad, donde se exige para inscribir cualquier tipo de herencia, la aportación del cuaderno original, entre otros.

Como vemos, este documento es complejo y tendrá que formalizarse con arreglo a lo que dispongan las leyes en materia sucesoria, por ello, es necesario la ayuda de un abogado experto en esta materia.