El impuesto de plusvalía es inconstitucional

El impuesto de plusvalía es inconstitucional, el Tribunal Constitucional ha declarado contrarias a la Norma Fundamental y, por tanto, nulaslas reglas de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales que hasta ahora se han aplicado para el cálculo de la base imponible del Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, conocido popularmente como plusvalía, y por tanto el fallo hace inviable el cobro del impuesto.

De acuerdo con la propuesta del magistrado Ricardo Enríquez, el Constitucional ha expulsado del ordenamiento jurídico los artículos 107.1, 107.2 a) y 107.4) de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, concluyendo por tanto que el actual método objetivo de cálculo de la base imponible del impuesto que determina que siempre haya existido aumento en el valor de los terrenos durante el período de la imposición -con independencia de que realmente se haya producido ese incremento y de la cuantía real del mismo-, vulnera el principio de capacidad económica como criterio de imposición .

Impuesto plusvalia inconstitucional

El mantenimiento del actual sistema objetivo y obligatorio de determinación de la base imponible, por ser ajeno a la realidad del mercado inmobiliario y de la crisis económica y, por tanto, al margen de la capacidad económica gravada por el impuesto y demostrada por el contribuyente, vulnera el principio de capacidad económica como criterio de imposición» de acuerdo con el artículo 31 de la Constitución, ha señalado el Tribunal.

¿Se aplazarán los efectos de nulidad?

Asimismo, la posibilidad de aplazar los efectos de la nulidad se descartó no sólo porque, tras dos sentencias previas, la primera en 2017 y la segunda en 2019, el legislador ha tenido cuatro años para establecer una nueva regulación y, sin embargo, no lo ha hecho, sino también porque ese aplazamiento daría lugar a situaciones injustas: los contribuyentes que, con anterioridad al fallo aprobado este martes, hayan reclamado y estén pendientes de una resolución firme no tendrán que pagar el impuesto, mientras que los contribuyentes a los que se liquidase la plusvalía tras la sentencia de este martes sí pagarían.

Desechado el aplazamiento, el fallo de inconstitucionalidad y la imposibilidad de aplicar la plusvalía afectará a todas las situaciones futuras a partir de la fecha de la sentencia del Constitucional. Es decir, quienes hayan pagado la plusvalía y no hayan formulado ningún tipo de reclamación o recurso no se verán beneficiados por el fallo.

En cambio, la nulidad sí afectará a aquellas obligaciones tributarias devengadas por este impuesto que, a la fecha de la publicación de la sentencia del TC, estén pendientes de ser decididas definitivamente mediante sentencia con fuerza de cosa juzgada o mediante resolución administrativa. Se considerarán pendientes de resolución administrativa firme, tanto las liquidaciones provisionales o definitivas impugnadas como las autoliquidaciones cuya rectificación fuera solicitada.

A la espera de que el Tribunal Constitucional publique la sentencia, el Ministerio de Hacienda y Función Pública ultima un borrador legal. Este garantizará la constitucionalidad del tributo, ofrecerá seguridad jurídica a los contribuyentes y certidumbre a los ayuntamientos»

Impuestos – Plusvalía

Pero ¿Qué es este impuesto y qué ocurrirá a partir de ahora?

El término plusvalía municipal es como se lo conoce coloquialmente, pero en realidad se llama Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana. «Es un impuesto que grava el incremento de valor que experimentan los terrenos de naturaleza urbana desde que una persona física o jurídica adquiere el bien hasta que los transmite»

Lo que presupone la ley es que por el simple paso del tiempo entre el momento de adquisición y el momento de transmisión se produce un aumento del valor. Lo cual ha sido ya cuestionado anteriormente por el Constitucional. Por esa alza teórica es por lo que se tributa, en función del valor del suelo del terreno o inmueble objeto del impuesto.

¿Cuándo y quién tiene que pagarlo?

La plusvalía municipal entra en juego cuando ocurre la venta de un inmueble, una donación o una herencia, principalmente. Se trata de un impuesto que debe ser pagado al ayuntamiento que corresponda por ubicación del bien en cuestión.

En el caso de la venta, ha de abonarlo el vendedor; en el caso de donación y herencia debe pagarlo el que recibe el bien. Y hay un plazo para ello. En el primero de los supuestos y en el de la donación hay un plazo de 30 días hábiles desde la transmisión; en las herencias el plazo es de seis meses, prorrogables hasta un año sin coste.

Con todo, la solución para lo que podría ocurrir a partir de ahora no está clara, ya que no se conoce el contenido exacto del fallo. El Constitucional ha comunicado, eso sí, que no tendrá efectos retroactivos para aquellas situaciones que ya sean firmes. Aunque podemos anticipar que aquellos que hayan practicado la autoliquidación del impuesto en los últimos cuatro años sí que podrán solicitar una rectificación de autoliquidación. Siempre en función de lo que resulte del contenido exacto de la sentencia y si no hay una limitación explícita.

Por tanto, y como quiera que los artículos afectados de la ley son aquellos en función de los que se calcula el impuesto. Y al no existir un método de cálculo aprobado -pues este ha resultado nulo-, no es posible calcular el impuesto y por ende aplicarlo.

No obstante, habrá que esperar a conocer el detalle de la sentencia.