Partes en las que se divide una herencia

Para hacer el reparto de una herencia, esta se dividirá en tres grandes grupos:

  1. El tercio de Legítima estricta
  2. El tercio de Mejora
  3. El tercio de Libre disposición

El proceso para la división de una herencia tiene por objetivo lograr distribuir entre los herederos el caudal hereditario de una persona fallecida. Este es un concepto claro para todos pero, ¿Es posible mejorar la situación para uno o varios de los herederos?, ¿Permite la Ley destinar parte de nuestra herencia libremente, más allá de a nuestros herederos y familiares?

Como ya hemos dicho la herencia se divide en 3 tercios, para poder decidir sobre estos tercios, puedes ver nuestro post La importancia de hacer Testamento

  1. La legítima estricta es la parte de la herencia de la que el testador no puede disponer libremente, porque por ley se reserva a determinados herederos forzosos, excepto que el testador decida desheredarlos de forma expresa. Ésta, hace referencia a la tercera parte de la herencia que legítimamente le corresponde a los descendientes directos del fallecido por derecho, entendiéndose como tales en primer lugar a los hijos. A la hora de establecer la división de la herencia, es la parte mínima que ha de repartirse entre los hijos a partes iguales. En caso de que alguno de ellos hubiese fallecido, esta parte de la herencia pasaría a sus descendientes directos.
  2. El tercio de mejora está relacionado con el derecho del testador a disponer de una parte de su legado para beneficiar a uno o varios de sus herederos. Para que este reparto se aplique en la división de la herencia es preciso que el fallecido lo haya reflejado en su testamento. En caso de no existir esa certeza, la mejora se repartirá a partes iguales entre los mismos perceptores de la parte legítima.
  3. Por último, el tercio de la libre disposición es la parte sobre la que el fallecido puede actuar con total libertad, permitiendo a quien hace testamento legar un tercio de sus bienes a quien disponga, sin necesidad de que sean descendientes o familiares. En los casos en los que no exista esta voluntad por parte del fallecido, esta división de la herencia pasaría a formar parte de la legítima.

La legítima, la mejora y la libre disposición son las partes que forman la división de una herencia; sin embargo, estas pueden variar en función de la Comunidad Autónoma.

En todo proceso hereditario es fundamental contar con profesionales que nos asesoren durante todo el proceso para evitar situaciones incómodas entre herederos o incluso problemas con el fisco, y desde TESTARI Abogados estaremos cerca suyo para ofrecerle el servicio personalizado que precisa.

Consúltanos tu caso ¡¡GRATIS!!