Resido en el extranjero y he recibido una herencia en España. ¿Dónde pago mis impuestos?

Resido en el extranjero y he recibido una herencia en España. ¿nde pago mis impuestos? En España a la hora de delimitar la sujeción al impuesto de sucesiones se tiene en cuenta como criterio general la residencia del sujeto pasivo, esto es, la persona que va a adquirir los bienes hereditarios y en casos concretos, se atiende al lugar donde estén situados los bienes, aunque el sujeto pasivo no se encontrara residiendo en España. Por ello, podemos distinguir dos criterios diferentes:

  1. La obligación personal: se atiende al lugar de residencia habitual del contribuyente, aplicándose este concepto cuando ‘’permanezcan en su territorio un mayor número de días del periodo de los cinco años inmediatos anteriores, contándose de fecha a fecha que finalice el día anterior al devengo, en el ISD’’ según el artículo 28 de la Ley 22/2009, aplicándose este criterio con independencia de dónde se encuentren situados lo bienes o derechos, de acuerdo al articulo 6 de la Ley 29/1987, del ISD.

  2. La obligación real: a tenor del artículo 7 de la Ley 29/1987, del ISD, cuando los contribuyentes no residan dentro del territorio español. se atiende al lugar donde se sitúan los bienes de cualquier naturaleza.

No obstante, la obligación real de contribuir cuando las partes contribuyentes no son residentes, ha sido objeto de gran controversia, y este sentido hay que destacar la modificación que se hizo de La  Disposición Adicional Segunda   de la Ley 29/1987, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, tras la STC del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 3 de septiembre de 2014, en la cual el STJUE condenó al estado español por considerar que daba un distinto trato fiscal a la hora de determinar la normativa aplicable, en función de si las partes que intervenían eran residentes dentro del territorio español o residentes en un Estado de la Unión Europea.

Hasta este momento, cuando intervenían sujetos no residentes en territorio español pero residentes en la Unión Europea, se aplicaba la normativa estatal no pudiendo beneficiarse de las bonificaciones que ofrecían las distintas comunidades autónomas (CCAA), y si por ejemplo un padre era residente dentro del territorio español, en concreto, en Cantabria, que ofrece una bonificación del 100% a los contribuyentes del Grupo I y II, y tuviera un hijo (catalogado en el grupo I) residente en Francia, éste no podría acogerse a tal bonificación, quedando sujeto a la normativa estatal, con una carga fiscal mucho más grande, pero si en cambio tuviera otro hijo residente en Cantabria, este se acogería a la normativa de esta comunidad, siendo bonificado al 100%.

La aplicación de la normativa estatal implica una enorme diferencia de trato fiscal en función de la residencia , y ello ha hecho necesaria la modificación de La  Disposición Adicional Segunda   de la Ley 29/1987, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, que equipara ambas situaciones, distinguiendo los siguientes supuestos:

  1. Cuando el causante era residente de un Estado de la Unión Europea, tratándose de la transmisión de bienes y derechos por cualquier título sucesorio: en primer lugar, se establece que los contribuyentes tributarán en la CCAA donde radicaran los bienes y derechos dentro del territorio español. Si no hubiera bienes ni derechos dentro del territorio español, se tributará en la CCAA donde tenga la residencia habitual el contribuyente.

  2. Cuando el causante era residente en una CCAA en España pero los contribuyente no son residentes dentro del territorio español pero se encuentran viviendo en un Estado de la Unión Europea, tratándose de la transmisión de bienes y derechos por cualquier título sucesorio: tributarán en la CCAA donde residiera el causante.

  3. Cuando los contribuyentes residen en un Estado de la Unión Europea, tratándose de la donación de bienes inmuebles sitos en España: Se acogerán a la normativa autonómica del lugar donde radiquen los bienes inmuebles.

  4. Cuando los contribuyentes residen en territorio español, tratándose de una donación de bienes inmuebles situados en un Estado de la Unión Europea: Se acogerán a la normativa autonómica del lugar donde residan.

  5. Cuando los contribuyentes residen en un Estado de la Unión Europea, tratándose de una donación de bienes muebles sitos en España: Se aplicará la normativa autonómica del lugar donde hubieran permanecido más tiempo en los 5 años inmediatos anteriores.

herencia extranjero

Ahora bien, imaginemos que un padre (el causante) era residente en Chile, es propietario de una vivienda en la comunidad de Cantabria y tiene dos hijos, uno residente en Chile y otro residente en Canadá, ¿Cuál sería la normativa aplicable para aquellos que no residan en España y tampoco en un Estado de la Unión Europea? Tras la modificación de la  Disposición Adicional Segunda de la Ley 29/1987, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, se establecen los casos para aquellos que no residan en España pero residan en un Estado miembro de la Unión Europea, aplicándose la normativa estatal para el caso de no residentes en España ni en ningún Estado de la Unión Europea como en nuestro supuesto, y no pudiendo beneficiarse de los beneficios que otorgan las CCAA. Por el contrario, si el causante era residente de un Estado de la Unión Europea, tratándose de la transmisión de bienes y derechos por cualquier título sucesorio, los contribuyentes tributarían en la CCAA donde se encontrara el bien inmueble.

El Tribunal Supremo se ha pronunciado sobre esta cuestión en la STC de 19 de noviembre de 2020: ‘’en una sucesión y donación en la que intervenga un heredero o donatario o un causante no residente en territorio español, o bien en una sucesión o la donación tenga por objeto un bien inmueble situado fuera del territorio español, cuando en estos casos no puedan los herederos o donatarios beneficiarse de los beneficios fiscales autonómicos, ello supone una disminución del valor de una herencia o donación. La aplicación de la legislación estatal supone una diferencia de trato en función de la residencia, que discrimina entre sujetos pasivos y que se encuentran en una situación comparable, lo que constituiría una restricción de la libre circulación de capitales. Una infracción del artículo 63 del Tratado de la Unión Europea y del artículo 40 del Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo, por las diferencias de trato de la normativa española en las donaciones y en las sucesiones entre herederos y donatarios residentes y no residentes en España, entre causantes residentes y no residentes en España y entre las donaciones y las disposiciones similares de bienes inmuebles situados en territorio español y fuera de éste.’’

El TS cita el articulo 63 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, por el cual se prohíben las diferencias de trato en materia fiscal por este motivo, de modo que, la  Disposición Adicional Segunda   de la Ley 29/1987, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, resulta una discriminación para los no residentes en un Estado miembro de la Unión Europea, por lo que los supuestos que recoge para la aplicación de la normativa autonómica de los residentes en España o un Estado miembro de la Unión Europea, se debe extender a los residentes en países terceros, en relación a los bienes situados dentro del territorio español. Por tanto, habrá que aplicar la normativa autonómica con independencia de la no residencia de alguno de los intervinientes en un Estado miembro de la Unión Europea.

Resido en el extranjero donde tributo una herencia de EspañaEl TS distingue entre los siguientes supuestos:

  1. Cuando el causante no era residente en la Unión Europea y era residente de un país extracomunitario: los contribuyentes tributarán en la CCAA donde se encontraran la mayoría de los bienes, y si ninguno de los bienes se ubicasen en España, tributarán en la CCAA donde tenga la residencia habitual.

  2. Cuando el causante era residente en una CCAA y los contribuyentes residan fuera del territorio español (UE o país extracomunitario): los contribuyentes tributarán en tal CCAA.

  3. Cuando los donatarios residan fuera del territorio español (extracomunitarios) y se trate de la transmisión de bienes inmuebles sitos en España: tributarán en la CCAA donde radiquen los bienes.

  4. Cuando los donatarios residen en España y se trate de la transmisión de bienes inmuebles ubicados en un tercer Estado: tributaran en la CCAA donde tenga su residencia habitual.

  5. Cuando los contribuyentes residen en país extracomunitario y se trate de una donación de bienes muebles situados en España: tributarán en la CCAA donde este situado un mayor número de días del periodo impositivo.

  6. Cuando los contribuyentes residen en España y se trate de una donación de bienes muebles ubicados fuera de territorio español (dentro de la Unión Europea o en cualquier país tercero): tributarán en la CCAA donde tengan su residencia habitual.