Usufructo – Derechos del cónyuge viudo

Usufructo – Derechos del cónyuge viudo.

La ley considera legitimario al cónyuge viudal puesto que le garantiza una cuota del haber hereditario, siempre que no estuviera separado legalmente o de hecho en el momento de fallecer su marido. No obstante, esta cuota tiene algunas particularidades que vamos a tratar de aclarar a continuación:

  1. Consiste en una cuota usufructuaria, es decir, adquiere la posesión de un bien, pudiendo disfrutar y usar los frutos que éste produzca, como las rentas del alquiler de una vivienda, pero en ningún caso va a poder disponer plenamente de dicha vivienda, es decir, no puede transmitirla ni cambiar la titularidad, agravarla, étc. puesto que la propiedad la ostenta un tercero conocido como el nudo propietario, en este caso los hijos o ascendientes del causante.

Pero si una herencia consta sólo de dinero, el cónyuge va a poder disponer del dinero con la obligación de devolverlo una vez se extinga.

 

  1. Varía en función de con quien concurra. Recordemos que la ley garantiza el usufructo del cónyuge si concurre con:
    1. hijos o descendientes, el tercio de mejora
    2. padres o ascendientes la mitad de lo heredado
    3. Ni descendientes ni ascendientes, la ley le reserva los dos tercios de la herencia.

 

Sin embargo, es posible ampliar la legítima a favor del cónyuge a través de la cláusula socini, que es la cláusula testamentaria por la cual el testador, da la posibilidad de elegir a los herederos legitimarios entre recibir más de lo que les corresponde por la legítima estricta, pero grabado con ciertos límites, es decir, con la condición de que el cónyuge supérstite (que sobrevive) reciba el usufructo de la totalidad de la herencia o recibir la porción que les corresponde por legítima exclusivamente pero sin ninguna limitación.

 

  1. El usufructo puede complicar la atribución de los bienes de la herencia además de limitar la capacidad de disponer del propietario, no pudiendo el propietario transmitir los bienes de forma inmediata, es por ello que se permite su sustitución a través de una figura conocida como conmutación, que consiste en intercambiar la cuota que corresponda al usufructo del viudo por una renta vitalicia o por dinero en función del caso. Distinguimos dos supuestos:
    1. Cuando el cónyuge concurra con hijos en común con el fallecido: Se solicita por los herederos por unanimidad y con la aceptación del cónyuge, y éstos podrán asignar una renta vitalicia, los productos de determinados bienes o un capital en efecto, y en defecto de consentimiento del viudo por virtud de mandato judicial, considerando en su caso si es justo
    2. Cuando el cónyuge concurra con hijos sólo del causante: En este caso se concede la instancia al cónyuge, que podrá exigir que su derecho de usufructo le sea satisfecho a elección de los hijos, asignando un dinero o un lote de los bienes hereditarios.

 

  1. En el ámbito fiscal hay que tener en cuenta que por la constitución del usufructo se tiene que tributar tanto en el momento de su constitución, como de su extinción por el impuesto de sucesiones, y no sólo eso, sino que además el usufructuario tendrá que declarar todas las rentas que reciba por los frutos del usufructo.

Aunque hemos tratado de analizar los aspectos más importantes de los derechos del cónyuge viudo en cuanto al usufructo, son numerosas las cuestiones que giran en torno al derecho usufructuario, por ello te recomendamos que te pongas en contacto con Testari para que podamos resolver tus dudas y asesorarte en tu caso concreto.